23 de mayo, San Úrbez copatrón de La Almolda

28.05.2017 08:27

Este pasado 23 de mayo estuvimos en La Almolda, como siempre excelentemente acogidos por los amigos monegrinos.

Dejamos el testimonio en cuatro fotografías, y al final el texto dedicado al culto a San Úrbez en La Almolda de nuestro libro "...a pies descalzos. Los romeros de Albella y su camino en honor a San Úrbez".

Abajo, procesión de San Úrbez con los danzantes.

Abajo, procesión de San Úrbez por las calles.

Abajo, procesión de San Úrbez.

Abajo, volviendo de la ermita de Santa Quiteria tras la veneración.

Nada como leer las líneas de abajo oyendo las mudanzas y gaitas de La Almolda en la web de SIPCA, lo recomendamos encarecidamente, los sonidos nos trasladan a otro tiempo. Gracias a los vecinos de La Almolda por ser tan celosos de sus tradiciones y no haberlas perdido:

Mudanza San Úrbez Glorioso (Gaita)

Mudanza de palos de Santa Quiteria y San Úrbez (Gaita)

Mudanza de palos de Santa Quiteria y San Úrbez (voz)

Pasacalles con palo y espada por Santa Quiteria Virgen y San Úrbez Glorioso (gaita)

Pasacalles con palo y espada por Santa Quiteria Virgen y San Úrbez Glorioso (voz)

Úrbez nos dará

 

El culto a San Úrbez en La Almolda.

Junto con Santa Quiteria, San Úrbez es el patrón de esta localidad zaragozana monegrina, estando la devoción al santo pastor muy viva (la asociación de la tercera edad o la cooperativa del lugar llevan el nombre de San Úrbez, como ejemplo prosaico pero representativo). Se conserva talla en la iglesia, que sustituyó la antigua, desaparecida como tantas otras durante la guerra civil. También en la ermita de Santa Quiteria hay talla. Igualmente hubo desde muy antiguo cofradía en honor a ambos santos, puede que desde el siglo XVI, que es de cuando data la ermita de Santa Quiteria y la tradición de San Urbez, incluso con sus propios estatutos. Todo se perdió, hasta que el 1938 un vecino, Sergio Gomina Asín, volvió a refundarla. Cuando este vecino se fue fuera del pueblo a residir volvió a quedar en declive, pero unos años después, en 1948, un grupo de sesenta y un vecinos volvieron a refundala. Desde entonces, con una pequeña temporada de cierta inactividad, siguen honrando la memoria de los patrones del pueblo.

Desde 1977 hay tradición ininterrumpida de la cofradía, y en 2005 quedó inscrita oficialmente en el registro de asociaciones de Aragón. 

Hay tradición en el pueblo de que en tiempos remotos una de las llaves del arca que contiene los restos de San Úrbez de Nocito perteneció a La Almolda, aunque en los últimos siglos, como se ha visto, los datos históricos no confirman esta tradición; no obstante, puede tener relación con el voto que se considera tuvieron La Almolda y Bujaraloz, y que parece que fue el que pasó a Angüés (como así hay tradición en este último lugar).

Se hace fiesta en honor de ambos el 22 (Santa Quiteria) y 23 de mayo (San Úrbez), sacando en procesión el santo en ambos días, aunque el segundo en su honor, y la procesión no se realiza entre la iglesia y la ermita de Santa Quiteria como a la santa, sino por el pueblo. Ambos días (22 y 23) se sacan las dos imágenes en dos peanas, solo que el 22 santa Quiteria va cerrando la procesión que sube hasta la ermita, y el 23, es San Urbez quien cierra la procesión que recorre las calles del pueblo. Al final de la misa en honor al santo se canta el Himno de San Urbez (ver anexo 17), y los danzantes de La Almolda realizan las mudanzas de San Úrbez, siendo por ello el único pueblo que realiza un dance en honor al santo pastor. El respeto al santo y la tradición se evidencia en odos los actos, que el pueblo acompaña con singular devoción, haciendo de La Almolda quizás uno de los lugares donde actualmente más viva está.

Para terminar se hacen unos fuegos artificiales en honor al santo que, a veces, arden para terminar alrededor de un cuadro del santo pastor. Hoy en día, en la romería de Nocito un gaitero de La Almolda ameniza la procesión en torno al santuario, heredero de aquel famoso gaitero del lugar monegrino que durante casi cuarenta años hizo sonar su gaita, Cristóbal Falceto Aznar. Además, algunos vecinos del pueblo (cada vez más, incluso con algunos danzantes) acuden puntualmente desde hace años, para la romería de Nocito.

"Junto con Santa Quiteria, San Úrbez es el patrón de esta localidad zaragozana monegrina, estando la devoción al santo pastor muy viva (la asociación de la tercera edad o la cooperativa del lugar llevan el nombre de San Úrbez, como ejemplo prosaico pero representativo). Se conserva talla en la iglesia, que sustituyó la antigua, desaparecida como tantas otras durante la guerra civil. También en la ermita de Santa Quiteria hay talla. Igualmente hubo desde muy antiguo cofradía en honor a ambos santos, puede que desde el siglo XVI, que es de cuando data la ermita de Santa Quiteria y la tradición de San Urbez, incluso con sus propios estatutos. Todo se perdió, hasta que el 1938 un vecino, Sergio Gomina Asín, volvió a refundarla. Cuando este vecino se fue fuera del pueblo a residir volvió a quedar en declive, pero unos años después, en 1948, un grupo de sesenta y un vecinos volvieron a refundala. Desde entonces, con una pequeña temporada de cierta inactividad, siguen honrando la memoria de los patrones del pueblo.

Desde 1977 hay tradición ininterrumpida de la cofradía, y en 2005 quedó inscrita oficialmente en el registro de asociaciones de Aragón.

Hay tradición en el pueblo de que en tiempos remotos una de las llaves del arca que contiene los restos de San Úrbez de Nocito perteneció a La Almolda, aunque en los últimos siglos, como se ha visto, los datos históricos no confirman esta tradición; no obstante, puede tener relación con el voto que se considera tuvieron La Almolda y Bujaraloz, y que parece que fue el que pasó a Angüés (como así hay tradición en este último lugar).

Se hace fiesta en honor de ambos el 22 (Santa Quiteria) y 23 de mayo (San Úrbez), sacando en procesión el santo en ambos días, aunque el segundo en su honor, y la procesión no se realiza entre la iglesia y la ermita de Santa Quiteria como a la santa, sino por el pueblo. Ambos días (22 y 23) se sacan las dos imágenes en dos peanas, solo que el 22 santa Quiteria va cerrando la procesión que sube hasta la ermita, y el 23, es San Urbez quien cierra la procesión que recorre las calles del pueblo. Al final de la misa en honor al santo se canta el Himno de San Urbez (ver anexo 17), y los danzantes de La Almolda realizan las mudanzas de San Úrbez, siendo por ello el único pueblo que realiza un dance en honor al santo pastor. El respeto al santo y la tradición se evidencia en odos los actos, que el pueblo acompaña con singular devoción, haciendo de La Almolda quizás uno de los lugares donde actualmente más viva está.

Para terminar se hacen unos fuegos artificiales en honor al santo que, a veces, arden para terminar alrededor de un cuadro del santo pastor. Hoy en día, en la romería de Nocito un gaitero de La Almolda ameniza la procesión en torno al santuario, heredero de aquel famoso gaitero del lugar monegrino que durante casi cuarenta años hizo sonar su gaita, Cristóbal Falceto Aznar. Además, algunos vecinos del pueblo (cada vez más, incluso con algunos danzantes) acuden puntualmente desde hace años, para la romería de Nocito."



To Top