De dobles raseros y paz perturbada

17.07.2016 14:58

Estos días ha saltado a los medios de comunicación la presencia en Abellada (Abellana para los del país) de miembros de lo que llaman familia Arco Iris, cuyos seguidores propugnan el pleno contacto y respeto a la naturaleza, no a las drogas, a la tecnología….

Quizás no era pretendido por ellos, pero sí es un hecho que han quebrado la paz de estas montañas, amortadas por la despoblación, desde que los de casa Lardiés y de Otín (y antes de Sastre) marcharon del pueblo, desde que los lugares vecinos de la Pardina de Latorre y de Azpe (Aspés para los del lugar) siguieron el mismo camino. Pocos pasos durante décadas han hollado esos montes, cazadores y pocos excursionistas. Tras la creación del Parque de Guara y el auge del senderismo, con limpieza y señalización de caminos, la belleza salvaje y solitaria de la zona está siendo apreciada por cada vez más andarines.

Abajo, mapa tomado de Heraldo.es que orienta a los asistentes en la localización.

Adelantamos que este artículo recoge una opinión muy particular, que es normal que no sea compartida. Si en una web dedicada al culto a San Úrbez y a nuestros territorios urbecianos nos ocupamos de esto, es porque vemos a varios y buenos amigos de Nocito, de Used, de Aspés, de Abellada, y de otros lugares del valle, muy preocupados con este tema.

Resulta curioso pensar cómo ha cambiado el mundo en tan poco tiempo. Hace sesenta años los romeros, dos personas sencillas, devotas, descalzos y en silencio, vestidos de humilde ropaje, con los cayados, pasaron por última vez por Abellada, por el campo de Soprevilla, camino del Santuario de Nocito.

Estas noticias se han movido entre la curiosidad con visos de simpatía de los lectores, y entre el enfado, cuando no la indignación, de los que lo están viviendo más de cerca.

¿De dónde le enfado? Por un lado, Abellada no se vendió al patrimonio forestal, por lo que tiene sus propietarios particulares, con cara y ojos, gente que salió de allí de mejor o peor gusto y marchó a vivir a veces a lugares cercanos (Sabiñánigo, Huesca, Monzón…) o lejanos (Barcelona, Madrid…).. No nos hemos cansado de decirlo en esta web: los pueblos pueden estar despoblados, pero no abandonados, tienen sus dueños. Los dueños, además, han denunciado esta ocupación ilegal de su propiedad.

Abajo: denuncia presentada hace una semana por los propietarios afectados.

Por otro lado, estamos dentro de los límites del Parque de Guara. Con su normativa, que por supuesto impide hacer fuego, perros atados, regula la pernocta… Quizás mucha gente no lo sepa, pero los guardas del parque en ocasiones han levantado a gente que dormía en sus coches o furgonetas, DENTRO, en el ámbito del parque. No hace mucho tiempo se resolvió el conflicto que llegó a hacer peligrar el circular con bicicleta de montaña por las sendas del parque.

Quizás de ahí nace la indignación, de la impresión de que la norma se aplica a veces con dureza a las pocas personas que viven en los límites del parque, cuando el problema no trasciende a “lo político”. Y quizás a las autoridades les parece “poco político” aplicar la misma norma a estas personas, por el “lío” que puede suponer, incluso mediático, desalojar a estas personas. Porque es evidente que están ocupando un terreno particular e incumpliendo la normativa que a todos nos imponen y cumplimos de buen o mal gusto.

Precisamente como la norma es norma y si se tolera su incumplimiento deja de serlo, no cabe otra opción que esas personas abandonen el lugar. Se les está notificando por parte de los Agentes de Protección de la Naturaleza (según la prensa) a los residentes en España la resolución emitida por la DGA de que deben abandonar el lugar, pero a la vez se mandan mensajes de que muchos están abandonando el lugar, cosa que no es cierta, y que pensamos que puede ser un mensaje interesado. Nuestros informantes en la zona nos hablan de que efectivamente hay gente que se va (algunos llevan ya dos y tres semanas) pero que continuamente llegan otros, y que hasta primeros de Agosto cuando termina el ciclo lunar no se irán. En estos días la afluencia de vehículos en el aparcamiento de Bentué ha llegado a saturarlo e incluso dificultar el tránsito por la pista del eje Nocito-Bara. Este aspecto de agravamiento del problema aparece expresamente en el segundo escrito presentado por los propietarios que adjuntamos más abajo.

Abajo, noticia del Altoaragón.

  

Al final, las conclusiones de siempre: por un lado, y como decía una película surrealista italiana cuando a un accidente llegan varios tipos de policía: “¿Hay justicia? Tal vez demasiada…”, tantas administraciones implicadas no favorece en nada la efectividad. Por otro lado, el que nada tiene no tiene temor de la norma administrativa incumplida, resumiendo, le da igual.

Para ir concluyendo: no basta con comunicar un acto administrativo a los residentes en España. La ocupación y pernocta tal y como lo están haciendo es ilegal e irregular, peligrosa para el parque de Guara y para la sostenibilidad de la zona, por lo que es urgente el desalojo, que no tiene que conllevar necesariamente violencia, puesto que se trata de personas eminentemente pacíficas, o de eso al menos presumen. Si no lo hacen, ya sabéis: podréis alegar, como indican desde DGA para justificar cierta laxitud “…que no formáis parte de un colectivo que genere problemas o atente contra el medio ambiente”, en palabras literales según el Heraldo del Servicio Provincial de Desarrollo Rural y Sostenibilidad. Si hay un incendio que abrasa parte de la zona, como pasó hace unos años en Secorún-Binueste, que la administración no diga “yo ya les notifiqué”, puesto que su responsabilidad de aplicar la ley no termina ahí, termina con la aplicación efectiva de la misma.

Alguno dirá: si son personas que aman la naturaleza, no usan tecnología, ni jabón ni pasta de dientes, ni siquiera papel higiénico, no supondrán un problema para la naturaleza que tanto dicen amar…

Ir de lo particular a lo general siempre lleva el riesgo de errar, pero ponemos aquí un ejemplo de actuación de esas personas, que no nos da muchas esperanzas al respecto. Es un ejemplo visual:

Se trata de una pintada en el Santuario de San Úrbez de Nocito, imueble protegido.

También pasan por la Guarguera, al norte de Abellada. Gabi e Isabel son los que llevan desde hace años el albergue de Laguarta, Casa El Señor, cuya propiedad es municipal. Según manifestaron al Heraldo (y copiamos y pegamos de Heraldo), “…El jueves, sin ir más lejos, acogieron para desayunar un grupo integrado por dos ingleses, una francesa, un nacional y sus respectivos perros. El día anterior se habían perdido intentando llegar a Abellada por Aineto y después de andar cuatro o cinco horas por el bosque, llegaron al núcleo deshabitado de Secorún. Agotados, hicieron noche allí y por la mañana bajaron hacia la carretera, donde los recogió un coche que los dejó en Laguarta." 

Entonces, según nos ha manifestado directamente Isabel, aprovechando para corregir algunas incorrecciones en la noticia del Heraldo, pidieron desayunar, cosa que hicieron bien a gusto y sabiendo previamente los precios de lo que solicitaron; al finalizar, y a la vista de que el importe que llevaban era muy inferior a la cuenta (que montaba 15 euros en total...), Gabi le dijo que no hacía falta que pagarán, que podían irse y que así podían decir que les habían invitado en Casa El Señor de Laguarta. Además solicitaron que les llevaran en coche a Abellada, cosa que Gabi e Isabel no hicieron, respetando el camino y tipo de vida elegido por el grupo de visitantes (además de que para el que no lo conozca, en coche hay un largo tramo hasta cerca de Abellada, además de no poder ausentarse).

Abajo, segundo escrito, dirigido a la Subdelegada del Gobierno de Huesca, presentado por los propietarios, habiendo dejado pasar un tiempo prudencial desde el primer escrito, entregado ayer mismo.

Por último, lamentar que no haya casi mozos solteros casaderos en estas nuestras montañas, qué acontecimiento sería para ellos el acercarse a ver a estos nuevos rurales, aún temporales, escasos de ropa, pero también de ánimo de cumplir con la ley… Aunque la culpa, como siempre, no la tienen ellos, la tiene quien lo permite y tolera.

Radio Huesca está siguiendo el tema con especial atención. En este enlace podéis leer una de las noticias, y escuchar (en el lado derecho de la página) declaraciones de nuestros amigos los alcaldes pedáneos Domingo Nasarre, de Used,  y José Maria Mairal, alcalde de Bentué.

Agradecemos a Alfredo Ortas, Domingo Nasarre, José María Zamora, y otros... su preocupación y desvelos por este maravilloso valle que es el de Nocito.

Hasta pronto



To Top