De San Pedro el Viejo a San Úrbez de Nocito, otro año más

13.10.2017 07:25

  

El pasado 7 de octubre volvimos a peregrinar de San Pedro el Viejo a San Úrbez de Nocito. Hemos hecho, como es habitual, una breve reseña de la peregrinación-travesía que la cofradía de San Urbez de Huesca ha organizado para unir la sede "canónica" donde radica dicha cofradía, en la iglesia de San Pedro el viejo de Huesca y la sede "espiritual" en el santuario de San Urbez de Nocito.

Abajo, Huesca de noche, y carrasca.

Como siempre, y con este año ya van siete, el primer sábado de octubre, marca la fecha para realizar la unión andando de los dos centros devocionales más importantes para nuestra cofradía.

Al igual que en años anteriores, y pese a la dureza del recorrido y del madrugón, los amigos, cofrades y colaboradores de nuestra cofradía respondieron de manera sorprendente ante el reto físico que esta andada supone.

Abajo, pasado Barluenga.

De Huesca, a las 6:00 de la mañana, salimos 19 personas de la iglesia de San Pedro. De noche, como siempre, hasta que llegando a cuello Ortialla y la presa de Montearagón, el día empieza a despuntar. Este año la mañana es más fresca que otras veces, y salimos de Huesca con 8 grados de temperatura, que según vamos acercándonos al momento del amanecer, y al salir a campo abierto, desciende hasta los seis grados.

Es por ello que este años, llevamos buen ritmo y estamos en Barluenga en poco más de dos horas.

En el desvío de la pista de Barluenga que ha de llevarnos a Ciano a través del Grau de Barluenga, tomamos un primer tentempie, con las tradicionales tortas de anís de Ayerbe. Este año las puede traer en persona Make, que el año pasado no pudo por un acontecimiento familiar.

Abajo, o Grau Barluenga.

Abajo, el vino nunca falta.

Son poco menos de las 9:00 cuando emprendemos las primeras cuestas significativas que desde aquí nos han de llevar a subir el Grau de Barluenga y alcanzar el altiplano donde los campos de Ciano aguardan para el almuerzo.

Llegando con puntualidad absoluta, a las 10:00-10:15 nos juntamos a la vez el coche que trae el almuerzo y el grupo que llega con bastante buen horario este año. Como ya hace años, Enrique Ballarín hace el apoyo logístico.

Además de el almuerzo, tres personas más se unen a la marcha, resultando desde aquí el grupo completo de 22 "romeros", que finalmente llegaremos hasta el Santuario en Nocito.

Tras el copioso almuerzo,y con las fuerzas "casi" nuevas, nos disponemos a atravesar por el expectacular paso de "a gradera" bajo los mallos de Alianaen dirección al Mesón de Santolaria, donde, como siempre, realizamos una foto de grupo.

Abajo, almuerzo y foto de grupo.

Pero antes, en el lomo de la sierra, continuación de los mallos de Ligüerri y Lazas, hemos visto por primera vez nuestro destino, el santuario, lo cual anima al grupo, a pesar de la distancia considerable que todavía nos separa de él.

Abajo, pista de acceso a cuello Bail, al fondo las masas conglomeráticas por donde pasaremos, y detrás el Fragineto.

Abajo, Mesón de Santolaria, foto de grupo habitual en un maravilloso paraje.

Abajo, zona de Saliellas. pulse para ampliar.

Del mesón al punto de comer, en barranco Fondo, poco menos de una hora, a buen ritmo, nos hace estar a las 14:15 en dicho punto. Muy buen horario para ser un grupo, y además todos con la sorpresa de que a pesar de la sequía que hemos podido comprobar en el estado del camino y la vegetación, todos los barrancos que solemos atravesar (Salado, la Sarna, Barranco Fondo) llevan algo de agua, aunque sea poca.

Abajo, alegría...

Abajo, cansancio y sueño...

Abajo, comida y descanso en Barranco Fondo.

Tras la comida, una merecida siesta, y a las 15:30 rumbo a Nocito, donde llegamos poco más de las 17:00. Una parada de casa de Luis y Pilar, saludos y rumbo a San Urbez, del que nos separa media hora larga, pero en continua subida. Suerte del buen hacer de los antiguos habitantes que trazaron caminos perfectos para salvar los desniveles y accidentes del terreno.

Abajo, ya en Nocito, descansando a los pies de casa Molinero y en casa Ortas-Albás, donde siempre nos sentimos muy bien acogidos.

Abajo, oración en San Úrbez de Nocito.

Abajo, visita a la exposición fotográfica en la casa de romeros.

A las 18:00 el grupo va llegando, donde nos esperan José María, Felix y Pili, de la cofradía, con un buen fuego que precede la posterior merienda-cena habitual.

Lo primero, cuando todos estamos en San Urbez, es poner las velas que cada uno ha subido desde Huesca, hacer una oración al santo dirigida al Santo... y este año pasamos a ver la exposición fotográfica que en el pasillo de la casa de los romeros se puso por la celebración del 50 aniversario de nuestra Cofradía, y que de momento queda con carácter definitivo.

A las 19:30 nos sentamos a la mesa, y así a las 21:30, pudimos ir retirándonos, puesto que algunos aún tienen un largo viaje a su casa. El autobús además es puntual, y el conductor, a las 21:00 ya está en la casa tomando el café con nosotros.

Abajo, hambre no se pasa nunca...

Abajo, por si alguien no conoce la magnífica cadiera y hogar de la casa de romeros del santuario:

También hay que dar las gracias a que hay gente que se queda recogiendo y fregando para que los que subimos andando desde Huesca estemos más descansados y podamos volvernos antes a casa: gracia a José María, a Félix y a Pili.

Y para acabar, y aunque sean meros datos, confirmar que la travesía, desde San Pedro el viejo hasta San Urbez de Nocito, son: 37 km y 1.700 mts de desnivel en subida acumulados..., casi nada.

Hasta pronto...

 

Óscar Ballarín

Hasta prontoEl pasado 7 de octubre volvimos a peregrinar de San Pedro el Viejo a San Úrbez de Nocito. Hemos hecho, como es habitual, una breve reseña de la peregrinación-travesía que la cofradía de San Urbez de Huesca ha organizado para unir la sede "canónica" donde radica dicha cofradía, en la iglesia de San Pedro el viejo de Huesca y la sede "espiritual" en el santuario de San Urbez de Nocito.
Como siempre, y con este año ya van siete, el primer sábado de octubre, marca la fecha para realizar la unión andando de los dos centros devocionales más importantes para nuestra cofradía.
Al igual que en años anteriores, y pese a la dureza del recorrido y del madrugón, los amigos, cofrades y colaboradores de nuestra cofradía respondieron de manera sorprendente ante el reto físico que esta andada supone.
De Huesca, a las 6:00 de la mañana, salimos 19 personas de la iglesia de San Pedro. De noche, como siempre, hasta que llegando a cuello Ortialla y la presa de Montearagón, el día empieza a despuntar. Este año la mañana es más fresca que otras veces, y salimos de Huesca con 8 grados de temperatura, que según vamos acercándonos al momento del amanecer, y al salir a campo abierto, desciende hasta los seis grados.
Es por ello que este años, llevamos buen ritmo y estamos en Barluenga en poco más de dos horas.
En el desvío de la pista de Barluenga que ha de llevarnos a Ciano a través del Grau de Barluenga, tomamos un primer tentempie, con las tradicionales tortas de anís de Ayerbe. Este año las puede traer en persona Make, que el año pasado no pudo por un acontecimiento familiar.
Son poco menos de las 9:00 cuando emprendemos las primeras cuestas significativas que desde aquí nos han de llevar a subir el Grau de Barluenga y alcanzar el altiplano donde los campos de Ciano aguardan para el almuerzo.
Llegando con puntualidad absoluta, a las 10:00-10:15 nos juntamos a la vez el coche que trae el almuerzo y el grupo que llega con bastante buen horario este año. Como ya hace años, Enrique Ballarín hace el apoyo logístico.
Además de el almuerzo, tres personas más se unen a la marcha, resultando desde aquí el grupo completo de 22 "romeros", que finalmente llegaremos hasta el Santuario en Nocito.
Tras el copioso almuerzo,y con las fuerzas "casi" nuevas, nos disponemos a atravesar por el expectacular paso de "a gradera" bajo los mallos de Alianaen dirección al Mesón de Santolaria, donde, como siempre, realizamos una foto de grupo.
Pero antes, en el lomo de la sierra, continuación de los mallos de Ligüerri y Lazas, hemos visto por primera vez nuestro destino, el santuario, lo cual anima al grupo, a pesar de la distancia considerable que todavía nos separa de él.
Del mesón al punto de comer, en barranco Fondo, poco menos de una hora, a buen ritmo, nos hace estar a las 14:15 en dicho punto. Muy buen horario para ser un grupo, y además todos con la sorpresa de que a pesar de la sequía que hemos podido comprobar en el estado del camino y la vegetación, todos los barrancos que solemos atravesar (Salado, la Sarna, Barranco Fondo) llevan algo de agua, aunque sea poca.
Tras la comida, una merecida siesta, y a las 15:30 rumbo a Nocito, donde llegamos poco más de las 17:00. Una parada de casa de Luis y Pilar, saludos y rumbo a San Urbez, del que nos separa media hora larga, pero en continua subida. Suerte del buen hacer de los antiguos habitantes que trazaron caminos perfectos para salvar los desniveles y accidentes del terreno.
A las 18:00 el grupo va llegando, donde nos esperan José María, Felix y Pili, de la cofradía, con un buen fuego que precede la posterior merienda-cena habitual.
Lo primero, cuando todos estamos en San Urbez, es poner las velas que cada uno ha subido desde Huesca, hacer una oración al santo dirigida al Santo... y este año pasamos a ver la exposición fotográfica que en el pasillo de la casa de los romeros se puso por la celebración del 50 aniversario de nuestra Cofradía, y que de momento queda con carácter definitivo.
A las 19:30 nos sentamos a la mesa, y así a las 21:30, pudimos ir retirándonos, puesto que algunos aún tienen un largo viaje a su casa. El autobús además es puntual, y el conductor, a las 21:00 ya está en la casa tomando el café con nosotros.
También hay que dar las gracias a que hay gente que se queda recogiendo y fregando para que los que subimos andando desde Huesca estemos más descansados y podamos volvernos antes a casa: gracia a José María, a Félix y a Pili.
Y para acabar, y aunque sean meros datos, confirmar que la travesía, desde San Pedro el viejo hasta San Urbez de Nocito, son: 37 km y 1.700 mts de desnivel en subida acumulados..., casi nada.
Hasta pronto


To Top